Congregación
Nuestra Señora de la Caridad
del Buen Pastor - Paraguay

ESPIRITUALIDAD Y CARISMA

La espiritualidad y la mística de la Congregación del Buen Pastor están centradas en la persona de Jesús Buen Pastor, quien revela el amor misericordioso de Dios Padre encarnándose en la realidad cotidiana. La gran preocupación por el débil, el pecador, el pobre, nos urge a restituirles al amor del Padre. Buscar la oveja extraviada, encontrarla, ponerla sobre sus hombros y alegrarse con los demás marcan la vida de la fundadora y de las hermanas del Buen Pastor.

El carisma de misericordia y compasión del Buen Pastor ha llamado a la Congregación del Buen Pastor, en estas últimas cuatro décadas, a poner la mirada y el corazón en la justicia y a permanecer activa en la defensa de los derechos y la dignidad humana. La defensa de los derechos humanos es un imperativo moral de nuestra responsabilidad espiritual.

ENTRE LOS ELEMENTOS CENTRALES DEL CARISMA, TENEMOS:

  • La ternura y misericordia de Dios que se manifiesta en el respeto a cada persona y la apertura para acogerla, sin distinción de cultura, credo, sexo. "Una persona vale más que un mundo", nos dice Santa María Eufrasia.
  • Un carisma con rostro femenino. La mujer, sin duda, ha sido la más discriminada en la historia de la humanidad; carisma que se ha vivido y transmitido preferentemente entre las mujeres y su familia.
  • Compromiso con la justicia social, en especial contra la explotación de toda índole, la exclusión del pobre y en particular de las mujeres y de los niños.
  • Ante la realidad de la globalización, las hermanas del Buen Pastor miran y actúan con ojos y maneras nuevas, que involucran sus sentimientos y ministerios, administración y relaciones, dentro de la Iglesia y con el mundo. La misericordia y la justicia del Buen Pastor resuenan con nuevos ecos en sus corazones, en un mundo competitivo, en que las oportunidades de crecimiento y valoración se van alejando cada vez más de los más pobres.

PROMOCIÓN DE LA MISIÓN Y LAS VOCACIONES

Urge cada vez más la promoción de la pastoral de la misión y vocaciones, es responsabilidad de todos los miembros de la Congregación. Cada Hermana está llamada a compartir la alegría gozosa de su vocación como un precioso don y creativa tarea. La promoción de la misión y las vocaciones es un acompañamiento a las personas en la etapa inicial de discernimiento vocacional. Nos involucramos a través de nuestro testimonio personal invitando a otras personas a unirse a nosotras en comunidad y al apostolado para que hagan experiencia de nuestra vida en misión.

El objetivo de la promoción de la misión y las vocaciones, es dar a conocer el carisma y misión respetando el proceso individual de la persona, interactuando con las nuevas generaciones, de donde surgirán nuevas vocaciones al laicado y la vida consagrada en la Iglesia y para el mundo de hoy.

Calle Ntra. Sra. de Guadalupe 128  |  Barrio Virgen de Guadalupe  |  Km 29, Ruta 2 - Itauguá  |  Teléfono: 0294 - 220 603  |  021 - 328 7882